La Reeducación Visual


El Educador Visual y Presidente de la Asociación Visual Yoga D. Ignacio Jiménez Gómez, después de múltiples estudios, reconoce que la mayoría de los problemas de refracción: Presbicia, Miopía, Hipermetropía, Astigmatismo…. son reflejos de un defecto funcional determinado por la tensión física y mental, que crean los malos hábitos, por ello sus técnicas se orientan hacia el alivio de los síntomas y la corrección de los defectos por unas frecuencias de reposo que compensan el sobreesfuerzo, estableciendo una relajación coordinada en ojos y mente, cuando ésta se mantiene los defectos se corrigen por sí mismos y mejora la visión progresivamente, garantizando que la agudeza visual recuperada no se pierda.


La reeducación visual es un método natural que permite la mejora de la visión a través de la relajación, el movimiento y un cambio de hábitos visuales. El entrenar los ojos para ver bien de nuevo no es algo complicado, está al alcance de todos. Se trata de un cambio de costumbres y de conciencia. Puedes quitarte la armadura que protege tu verdadero ser y reclamar la sabiduría natural que tenias de niño.

 

 

Para una reeducación visual ha de contemplarse tres principios básicos

 

Relajación
Mirar sin esfuerzo y tensión es la cualidad principal de un ojo que ve bien. La visión clara se da por sí misma cuando la mente y el sistema visual están relajados. Nuestros ojos están preparados por naturaleza para ver con nitidez, y somos nosotros con nuestras costumbres y actitudes los que les ponemos cargas y esfuerzo que les impiden funcionar con normalidad. La mente juega un papel principal: los ojos no pueden estar relajados si la mente no lo está. 


Movimiento
Los ojos que ven claro se están moviendo continuamente. La mirada fija es característica de la visión borrosa. Es fácil observar por ejemplo los pequeños movimientos que hacen los ojos de una persona que ve bien cuando esta frente a ti conversando. Cuanto más relajados están, más se mueven los ojos y más claramente vemos. Antes que una visión fija... tenemos una mente fija. 
 
Centralización
Vemos más nítida y vivamente la parte central de nuestro campo visual y progresivamente más borrosa la parte que corresponde a nuestra visión periférica. Esto es consecuencia de cómo está conformado anatómicamente nuestro ojo: las células receptoras de la luz que perciben claramente los colores están solamente en la mácula, en el centro de la retina. Así, un ojo normal se mueve continuamente de un centro de atención a otro.
 
 

Diseñando por: Dpto. Informática Visual Yoga.